Destacamento Militar SAN LORENZO
Convento San Carlos


La congregación dominica Propagando Fide, procedente de Carcaraña, comenzó la construcción de la Iglesia y convento a fines del siglo XVIII. Esto originó que pobladores de zonas aledañas dieran comienzo a la radicación de sus casas en lo que se denomina formación de la ciudad. Por ello la ciudad de San Lorenzo no posee fecha de fundación como sucede con muchas ciudades Santafesinas.

Años después comenzó a funcionar el colegio de San Carlos que hoy funciona en un amplio edificio construido en lo que en época de la Independencia eran los patios traseros de la iglesia y que ha tenido la responsabilidad de la formación de jóvenes Sanlorencinos en las últimas décadas.

El convento ubicado al norte de la iglesia es una estructura abovedada con grandes patios internos, un repertorio, que funcionó como hospital de sangre en la jornada del 3 de febrero de 1813, donde falleció el Sargento Cabral y por lo menos 8 Granaderos que sufrieron graves heridas en el combate. Posee celdas que alojaron a los primeros frailes que desarrollaron sus tareas en el lugar, en una de ellas durmió y sano sus heridas el entonces Coronel José de San Martín, en otra falleció su segundo el Capitán Justo German Bermúdez.

Al final del pasillo central se encuentra el cementerio conventual de pequeñas dimensiones, lugar en el que descansan junto a los religiosos fallecidos que cumplieron funciones en el lugar desde su organización, los granaderos muertos en el combate en 1813. Construido en ladrillo cosido asentado en barro y alfajías con tejuelas, data de mayo de 1796.

Debemos destacar al respecto que, como Asegura en su libro el Reverendo Padre Gaitas, en las dos urnas que guardan los restos de los granaderos se encuentran los restos de Cabral y sus compañeros habiendo sido retirados mediante documentación obrante en el lugar:

      a. Huesos de un granadero para el altar central del Monumento a la Bandera en   
          Rosario. Donde se lee: “aquí descansa un soldado muerto por defender a la
          Patria”. Debajo de una lámpara votiva.

      b. Osamenta de un granadero con destino al mausoleo del Grl San Martín en la
          Catedral Metropolitana que descansa en una urna de bronce ubicada detrás del
          libertador.

      c. Los tres granaderos puntanos que fueron trasladados con destino al monumento
          a los granaderos en San Luis (Jaunario Luna, Basilio Bustos y Gregorio Franco  
          Fredes, los tres de Renca, San Luis, muertos en San Lorenzo).

A escasos dos metros sobre la pared del comedor contiguo se hallan las cenizas del Profesor Carlos Javier Bernelli, autor de la letra de la Marcha de San Lorenzo, en una urna de bronce que remata con un granadero en posición de firme con Sable envainado y que fuera trasladado definitivamente allí por la comisión de la Marcha de San Lorenzo y recibido por la Intendente Mónica de la Quintana en el 2004.

Las paredes se hallan sumamente pobladas de placas recordativas de homenajes a estos hombres.
Funciona allí el museo del convento de San Carlos que dirige el Arquitecto Sanlorencino Juan Scapigliatti.

Conserva en sus salas exposiciones permanentes que recuerdan aspectos de los religiosos que allí habitaron junto a objetos varios, uniformes, armas, banderas, etc., pertenecientes a los Granaderos. Se realizan también exposiciones de arte, conferencias, visitas de establecimientos escolares de las provincias  y del resto del país. Tiene un pequeño auditorio donde se proyectan videos históricos, para la realización de visitas didácticas la dirección de turismo municipal colabora activamente en la realización de las mismas. Una sala de arte sacro se encuentra en el lugar de la antigua capilla. Allí el 14 de Febrero de 1813 se realizaron las exequias de Bermúdez.

Hoy un negocio de ventas de recuerdos y librería.
Se cobra entrada con lo cual se posibilitan las obras de conservación del patrimonio histórico.
Es digno de destacar que en la segunda columna, del lado Sur del ala única de la iglesia, descansan los restos de la Sra Maria Catalina Echevarria de Vidal, aquella que con sus manos confeccionara la bandera que el Grl Manuel Belgrano izara en Rosario e hiciera jurar por sus soldados en 1812. Una enorme placa de bronce la recuerda en el monumento Nacional a la Bandera. La licenciada Susana Sansinanea Vieyra se allá escribiendo un libro sobre esta distinguida dama rosarina.
Copyright © 2015  by "Tte 1ro MARIANO ILLANES"  ·  All Rights reserved  ·  E-Mail: regimientodegranaderos@gmail.com
Regimiento de Granaderos a Caballo
           "General San Martin"